Pasar al contenido principal

La relación de la literatura con la música es extensamente conocida, la poesìa nació unida a la música, y, desde siempre es una de las relaciones artìsticas más sólidas conocidas: escritores y músicos. Una cantidad de escritoras y escritores se siente atraìdo por la magia de las notas, tal vez porque busca la armonìa en las formas textuales, la precisión en los versos, la palabra exacta en la frase adecuada, como ese solfeo, ese ritmo, esa cadencia de la mùsica. Los músicos, artistas y bandas más grandes de la historia han inspirado sus temas y álbumes en obras literarias.

Es por eso que el programa “Contrapunto” plantea un espacio musical literario. Un espacio musical literario temático, cada semana abordando un tema diferente. La idea es configurar un universo sonoro único y especial alrededor de un tema literario. Colocar canciones inspiradas en autores o libros, y a su vez, programar la música predilecta de algunos de los más famosos escritores. El espacio también propone la invitación ocasional a alguna editorial independiente, poeta o narrador consagrado o emergente, para analizar su obra y sus gustos musicales.





Carlos Carrión. El Deseo que lleva tu nombre

 

“El deseo que lleva tu nombre” es una novela romántica que se construye a partir de las sensaciones y deseos de los amantes. El erotismo está presente desde las primeras páginas, llenándolo todo con simbolismos sutiles, plantas ornamentales y deseos carnales.

Huilo Ruales Hualca. Los Kitos Infiernos

“bésame en los párpados mientras abajo se desparraman los kitos-infiernos. lo extraordinario es que en esta ciudad nada es cierto. nada. se diría que un alguien omnisciente y travieso arroja, subrepticia y constantemente, piezas incompletas de un montón de puzles. nada encaja nunca. y crece y se reproduce y no muere. y eso es lo precioso. lo terrible. ciudad sin patas ni cabeza. su solo leitmotiv: el desdoblamiento. ciudad travesti. kito gay. además de ser mil-caras, doble-cara. loca de día y más loca de noche. hembraloba.

Gabriel García Marquéz. Macondo y su universo Sonoro

Cien años de Soledad “es un Vallenato de 350 páginas”; es “nuestra Biblia, porque tiene la creación del mundo, profetas, un éxodo y un Apocalipsis”; es “una saga familiar a lo largo de un Siglo”; un juguete literario; un artificio del realismo mágico; un clamor de angustia disfrazado de regocijo; una cábala y un artefacto gitano que hace para deshacer, y deshace para volver a hacer hasta el infinito; una novela que sólo era posible en nuestra América mestiza.

Suscribirse a Contrapunto