Oferta Académica

Cursos Abiertos - Economía, territorio y ambiente

Descripción

Economía, ambiente y territorio son tres palabras clave que siempre se encuentran juntas en los discursos alrededor de temáticas de desarrollo; esto porque en la época actual, en la que el paradigma del desarrollo llena las mesas de discusión a nivel internacional, la interpretación correcta de determinadas dinámicas que se dan a nivel de espacio geográfico y de territorio se ha vuelto más que una necesidad en respuesta a la creciente exigencia de pensar en procesos de crecimiento y desarrollo que partan desde la iniciativa misma del territorio, a través de sus recursos, “territorial capabilities”, vocaciones y necesidades, en la óptica de una siempre mayor y mejor búsqueda de la sostenibilidad y sustentabilidad del proceso.

La importancia del enfoque geográfico en la descripción de los procesos de desarrollo socio-económico impone mirar al territorio como a un conjunto de especificidades locales y de “alternativas de uso”, que resultan ligadas a elementos diferenciales presentes en eso. Interpretar un sistema-territorio y analizar su potencial de desarrollo implica centrar la atención en la existencia de precisas relaciones funcionales entre variables endógenas, constitutivas del sistema, y variables exógenas, externas al sistema, que interactúan según un flujo continuo y dinámico de intercambios de elementos y factores territoriales con su entorno, y que hacen el territorio un potencial bacino receptor y exportador de desarrollo.

De hecho, la impostación neoclásica aplicada a estudios en materia de desarrollo económico-productivo ha contribuido a consolidar una visión demasiado simplificada del espacio y de su dimensión geográfica y temporal. Según este enfoque el espacio geográfico se presenta como “algo” indiferenciado, en donde se colocan actividades y fenómenos económicos en un cierto lapso de tiempo. Sin embargo, el territorio es algo vivo, un sistema abierto y cerrado al mismo tiempo, que evoluciona según procesos que se dan en respuesta a las solicitaciones que llegan desde su interior y, contemporaneamente, a las “perturbaciones” – positivas y negativas - que llegan desde su exterior.

Los estudios de desarrollo socio-económico y productivo desde la perspectiva local, y según un enfoque sistémico-territorial, han puesto nuevamente de relieve esta dimensión como la más adecuada para lograr una correcta interpretación de los hechos territoriales, y como herramienta de soporte en la implementación de una eficaz planificación y política para el desarrollo según cada contexto de referencia. Aprender a leer y analizar un sistema territorial complejo significa entonces saber individuar las variables territoriales determinantes para el desarrollo económico-productivo y social – y ambiental de consecuencia -, interpretar las dinámicas que se dan en eso según ciertas relaciones funcionales entre factores y actores territoriales, y distinguir entre diferentes formas de articulación y localización geográfica de fenómenos socio-económicos y ambientales dentro y fuera del sistema-territorio.

Cuando hablamos de “enfoque territorial” estamos entonces considerando un conjunto de parámetros propios de una realidad y que constituyen la base de una precisa identidad territorial – económica, política, social, cultural y ambiental –. En una lógica de desarrollo, estos elementos característicos, si correctamente valorados, pueden transformarse en palancas para un desarrollo del territorio que sea realmente en línea con  las  necesidades  y  prioridades  del  mismo  y  de  los  actores  –  sociales  y económicos  -  que viven e interactuan en su interior y en relación constante con su medio; donde esto significaría, básicamente, actuar de una forma sustentable y sostenible a la vez. Cada territorio, por otro lado, es el espacio dentro del cual se asientan y tienen lugar precisas dinámicas de poder – tanto internas como también por el resultado de “perturbaciones” que llegan desde el exterior -, que se expresan en el control y manejo de los recursos disponibles o en el prevalecer de una cierta impostación de desarrollo.

En conclusión, la desterritorialización y la homogeneización inducidas por la globalización de hecho no han generado la superación del local, sino más bien lo han hecho la dimensión óptima a través de la cual "leer" los fenómenos de desarrollo socio-económico e investigar y proponer soluciones innovadoras y alternativas, inspiradas a una mayor sostenibilidad y sustentabilidad de los procesos económico-productivos que se dan en el territorio, para fortalecerlo y hacerlo más competitivo sobre la base de sus propios recursos y alternativas de uso.

Profesora

Roberta Curiazi, Ph.D en Geografía Económica 'Calidad ambiental y desarrollo económico regional', Universidad de Bolonia, Italia

Calendario

Inscripciones: hasta el 16 de octubre de 2019
Inicio de clases: 21 de octubre de 2019
Finaliza: 13 de diciembre de 2019

Horario

lunes y miércoles de 17h00 a 20h00

Estos cursos se ofertan en las distintas maestrías. 

CUPOS LIMITADOS

Costo

$ 375